+34 951 082 130

  • English
  • Español

La agencia de calificación crediticia Fitch ya ve el futuro del mercado residencial español con algo de optimismo. Los analistas de la firma aseguran que “hay claros signos de que el mercado residencial español ha tocado fondo” y está “mostrando signos de estabilización”.

El estudio va más allá y apunta la “posibilidad de encarecimientos de un dígito en los próximos trimestres”. Es decir, que el precio de los pisos siga creciendo, aunque no mucho. De hecho, Fitch observa que el valor de los inmuebles residenciales “ha comenzado a aplanarse en los cuatro últimos trimestres”. Es decir, a abandonar las grandes caídas sin recuperar grandes subidas.

Además la agencia constata que “la dispersión de los precios de venta” en las distintas regiones “se está estrechando”, aunque el mercado se seguirá comportando mejor en algunas autonomías que en otras.

Eso sí, Fitch “no espera un rebote rápido, considerando que los desajustes de los mercados laboral e inmobiliario son todavía estructurales y su corrección requerirá esfuerzo y tiempo”.

Por otro lado, Fitch asegura que la depreciación de los pisos adjudicados por la banca española roza ya el 70% del valor que tenían en el momento de su primera valoración.

Por otro lado, el ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguró ayer que el sector de la construcción y de la vivienda da señales “relativamente favorables” y se mostró convencido de que, dentro de la moderación, volverá a tener una aportación positiva al crecimiento económico.

En respuesta al líder de IU, Cayo Lara, Guindos recordó que el sector ha sido uno de los “frenos” fundamentales desde que se inició la crisis y el principal “lastre” para la economía española.

Sin embargo, y a pesar de su sobredimensionamiento, el ministro agregó que ya se ha producido gran parte del ajuste y que las señales son relativamente favorables, según informó Efe. De hecho, la contabilidad nacional del segundo trimestre muestra que la aportación al PIB del sector de la construcción ha sido positiva por primera vez desde el inicio de la crisis, la inversión en construcción registra asimismo tasas positivas y según la EPA el empleo en el sector durante el segundo trimestre ha crecido en 37.000 puestos de trabajo.

“Es la política de crecimiento económico y la generación de empleo lo que ayudará al sector”, añadió De Guindos, quien subrayó que se volverá a producir, dentro de la moderación, una aportación positiva de la construcción y de la vivienda al crecimiento económico dejando atrás estos últimos años que han sido “nefastos” desde el punto de vista del comportamiento del sector.